Friday, April 22, 2011

Análisis de poemas de Gabriela Mistral


La poesía de Gabriela Mistral representa a una mujer de muchas dimensiones.  Su poesía cuenta los aspectos de su vida en varias maneras, y de varios tonos.  Por ejemplo, hay la alegría de la niñez en sus obras sobre o para los niños, y hay dolor y soledad en sus poemas que se refieren a la muerte de su amor.  En todos casos, Gabriela nos presenta unas obras magníficas que pintan la historia de su vida, la vida de una mujer profunda. 
            Su libro Desolación fue el primer libro publicado por Gabriela en 1922. Muchos dicen que la inspiración detrás de este libro es la muerte de su amor, Romelio Ureta.  El tono es bastante triste y negativo, como se puede ver en el análisis del siguiente poema.
            Un poema de este libro se llama “Desvelada.” El poema consiste en dos estrofas de cuatro versos, y la voz es de primera persona dirigiéndose a un “tú,” que puede ser un amor perdido.  También este poema se aplica una rima perfecta en los versos pares de la primera estrofa y de todos los versos de la segunda. 
            En la primera estrofa, se puede ver el tema del temor, especialmente cuando dice “vivo en puro temblor de que me dejes” (2).  Además, el temor sigue con los versos, “y te pregunto, pálida, a cada hora: / <<¿Estás conmigo aún? ¡Ay, no te alejes!>> (3,4).  Es posible que la voz poética esté temiendo la salida de su amor porque su amor ya la ha dejado.  Aquí se puede ver la influencia de la muerte del amor de Gabriela Mistral en su poesía. 
            En la segunda estrofa, hay evidencia del temor otra vez, pero también la confusión de cuando duerme ella.  Por ejemplo: “pero hasta en el dormir estoy temiendo / y pregunto entre sueños: <<¿No te has ido?>> (3,4).  Es decir, durante el tiempo que está despierta, está temiendo la verdad de que el amor se ha ido, pero cuando duerme, a él regresa en sus sueños, causando un poco de confusión al despertarse. 
            Por todo el poema, se puede ver la tristeza de perderla un amado, y el dolor que puede causar.  Con el constante temor y las apariencias en los sueños, la voz poética parece tener muchas dificultades con la verdad de lo que ha pasado. Y eso es algo con que tiene que vivir cada día. 
            Además de la muerte y el dolor, Gabriela Mistral se involucró en las vidas de los niños.  Esto es evidente en el libro Ternura, que fue publicado en 1924.  Estos poemas hablan de la alegría y las relaciones entre padre e hijo, con los que muchos pueden relacionarse. 
            Un ejemplo de esta relación entre padre e hijo es el poema “Dulzura.” Se caracteriza por cuatro estrofas de cuatro versos y habla en primera persona a una madre, quien es “tú.” 
            En la primera estrofa, se puede ver alguna aliteración con los sonidos de “m” y “d.” Por ejemplo: “Madrecita mía, / madrecita tierna” y “déjame decirte / dulzuras extremas” (1-4). Esto crea un sentido de un poema para los niños en que repite mucho los mismos sonidos tanto como algunos libros infantiles.  Además en esta estrofa, el amor entre la madre y el hijo es muy claro.  El hijo piensa lo mejor por su madre y quiere expresárselo. 
            En el resto del poema el amor queda evidente con el hijo confesando que quiere decirle dulzuras  y cariños, y aún más cuando menciona el juego que hacen:
           Juega tú a ser hoja
           y yo a ser rocío:
           y en tus brazos locos
           tenme suspendido” (9-12). 
Es un juego en el que participan muchos hijos con sus padres cuando son pequeños, y es algo en particular que puede relacionarse. 
            Otro poema de este libro Ternura se llama “Suavidades.” Este es un poema de dos estrofas de cuatro versos.  Otra vez habla en primera persona a un hijo que es el “tú.” Esta obra tiene un sentido tranquilo y seguro y la esperanza de que todo puede ser suave. 
            Empieza las dos estrofas con el verso “Cuando yo te estoy cantando,” que puede significar que hay un niño durmiéndose con la canción de la madre (1).  Sigue con “en la Tierra acaba el mal” (2). Es decir, cuando uno se duerme y entra en los sueños, todo puede estar en paz, y puede no haber ningún mal.  Además, dice “suaves son, como tus párpados” que señala otra vez que el hijo está durmiendo con los ojos cerrados (7). El mensaje de todo el poema es que sí, el mal puede acabarse, pero sólo con la inocencia de un niño y con la huida a los sueños. 
            Un tercer libro que escribió Gabriela Mistral es Lagar.  Este libro fue publicado en 1954, tres años antes de su muerte.  Aparece una variación de temas en esta obra, no hay sólo uno o dos que la puedan caracterizar. 
            “Canto que amabas” es una selección de este libro que se puede analizar.  Consiste en cuatro estrofas con varios números de versos que son desde tres hacía seis.  Parece ser una rima asonante en la mayoría de los versos con la excepción de solo unos.   Aún mas, la voz poética habla en primera persona con referencia a un “tú” que es su “vida” o posiblemente un amor perdido. 
Unos temas centrales pueden ser la separación y también la naturaleza.  Nos cuenta una historia de la separación de una mujer y su amor, y la mujer está buscándolo, refiriéndolo como su vida o su alma.  Por el uso del pasado con los verbos, se puede ver que algo que le ha pasado a la otra persona, a quien se está dirigiendo.  Y también es obvio que ya no están juntos por este uso.  Además hay un verso que dice: “Soy la misma que fue tuya, vida mía” (8).  Esto significa que hasta un punto, ellos estaban juntos.  La naturaleza existe en las palabras “atardecer” (4), “anochecer” (10), “neblina” (15), y “aguacero” (15).  Añade un elemento natural a lo que está pasando con la memoria del amado y que ahora están separados.  Con la expresión “Te espero sin plazo y sin tiempo” nos explica un poco que posiblemente no vayan a verse muy pronto (14). Esta frase puede ayudar al argumento que el amado está muerto.   
Siguiendo con el tema de la naturaleza hay un cuarto libro, los Poemas de Chile.  Chile siempre tuvo un lugar en el corazón de Gabriela Mistral, y ella fue muy orgullosa de ser chilena.  Estos poemas son dedicados más o menos a la naturaleza y la belleza de Chile.  Uno en particular se llama “Montañas.”
Éste se caracteriza por cuatro estrofas de cuatro versos y se habla en primera persona. Como explica el nombre del poema, las montañas y la naturaleza son los temas grandes de esta obra y es un cuento de su hermosura.  Hay varios ejemplos de esto, incluyendo:
          Caminan mano a la mano
          de dormidos, de despiertos,
          con la mirada violeta
          y callando a su misterio” (9-12).
Es una explicación de que siempre están allí en todos los momentos y en todas las situaciones.  Tienen miradas bellas, pero también mantienen su misterio.  Al vivir en Chile cuando era niña, Gabriela Mistral tuvo las montañas por todas partes a su pueblo, Vicuña.  Le impresionaron mucho, y es evidente en su poesía.  Sigue mostrando su importancia con decir “y entonces ya nada habemos, / pero somos solos sueños” (19-20).  Es decir, en comparación con la grandiosidad de las montañas, los seres humanos sólo son sueños, y que no pueden comparar a la belleza y fidelidad de estas estructuras de naturaleza. 
Por todos los poemas que he analizado, es obvio que Gabriela Mistral no escribe de un solo tema, pero muchos, con variaciones de tono en cada uno.  Desde los niños hacía la muerte, hay un poco de todo en su poesía y entonces hay algo para cada persona. En una manera o otra, toda la gente tiene la habilidad de disfrutar de la poesía de Gabriela Mistral.
 

No comments:

Post a Comment